© Ismael Díaz Poblete

Mercado diario

El mercado de la energía más cara

Al precio más alto. Así es como se fija el precio de la electricidad en el mercado diario. La última central que se necesita para satisfacer la demanda es la que establece cuánto se pagará a las demás. Es la fórmula conocida como mercado marginalista. Este modelo ha sido ampliamente criticado en los últimos años, especialmente porque retribuye con precios muy altos a centrales prácticamente amortizadas como las nucleares o las hidráulicas. Recientemente, el ministro Soria ha anunciado una modificación de este sistema para introducir “mayor competencia”. En este gráfico se muestra la evolución del precio de la electricidad en comparación con la zona euro.

Fuente: Eurostat  |  Consulta los datos

En este gráfico puede observarse cómo ha subido el precio de la electricidad en España en comparación con la zona del Euro. Los datos aquí recogidos muestran el aumento de precios antes de impuestos.

La última central que se necesita para satisfacer la demanda es la que establece cuánto se pagará a las demás

El precio de la electricidad en España se sitúa en el tercer puesto dentro de la zona euro y el pago de estas facturas cada vez representa un mayor porcentaje dentro de los presupuestos de los hogares. Desde el segundo semestre de 2007, el precio de la luz ha registrado una subida del 52% en España, según datos de Eurostat. En el mismo periodo, la media de la zona euro aumentó un 17,96%.

La nuclear y la gran hidraúlica son las primeras tecnologías que entran en el mercado eléctrico diario, también conocido como pool, y ofertan a cero por tener sus inversión prácticamente amortizada. Después entran las renovables, que también ofertan a cero por no tener gastos de combustibles. El sistema de primas a las renovables se ideó precisamente con el objetivo de compensar los gastos de desarrollo e instalación de estas tecnologías. A continuación, entran el resto de centrales, especialmente las de gas y carbón ya que el uso de centrales de fuel es ya residual en el sistema eléctrico español. Son estas últimas centrales las que marcan el precio para todas las demás.

El sistema de primas a las renovables se ideó con el objetivo de compensar los gastos de desarrollo e instalación de estas tecnologías

Las renovables bajan el precio

Al entrar en el pool a precio cero antes que el resto de centrales, las renovables hacen que no se necesite tanta producción de gas o carbón y expulsa a las centrales que ofertan a precios más altos, debido a sus costes de funcionamiento o al precio de los combustibles. Es decir, las renovables tienen un efecto directo en la reducción de precios del mercado diario.

Durante el culebrón eléctrico del pasado diciembre que desembocó en la anulación de la subasta eléctrica, el ministro Soria y otros representantes del Gobierno aludían a que los precios altos se debían a la escasez de viento y se referían a la bajada de precios de abril (motivada por una mayor presencia de energía eólica e hidráulica) para rebajar las críticas por constantes subidas de la factura de la luz. Sergio de Otto rechaza que se utilice la ausencia de eólica para justificar los precios altos.

Sobre el impulso inicial a las renovables, Jorge Fabra Utray, presidente de Economistas Frente a la Crisis y ex presidente de Red Eléctrica de España, explica que “al principio las renovables eran caras porque había que impulsar su desarrollo, pero ahora ya pueden competir en costes con el resto de centrales”.

Pongamos un ejemplo: en un día normal, una nuclear, una hidráulica o una eólica ofertan a cero pero, si la última central de gas necesaria para satisfacer la demanda oferta a 50 euros por Megavatio hora (€/Mwh), la nuclear, la hidráulica y la eólica recibirán también 50€/Mwh.

La subida de precios como respuesta

Tras el anuncio del ministerio de Industria de retirar la aportación de 3.600 millones de euros del Estado que había comprometido con las eléctricas para paliar el déficit de tarifa en 2013, los precios sufrieron una escalada. El anuncio del ministerio se hizo el viernes 29 de noviembre por la tarde y el lunes 2 de diciembre siguiente empezaron a incrementarse los precios en el mercado eléctrico diario hasta casi duplicarse y alcanzar el precio medio máximo histórico de 93,11 €/MWh. Este incremento desembocó en una subasta histórica el 19 de diciembre que marcó una subida de la luz del 11% y fue posteriormente anulada por el Gobierno.

El anuncio del ministerio de Industria de retirar la aportación de 3.600 millones de euros del Estado para paliar el déficit de tarifa en 2013 ha hecho que los precios sufran una escalada

Tanto la patronal de las eléctricas como el ministerio de Industria, a través del secretario de Estado de Energía, señalaron que la escalada de precios en el mercado se debía a la falta de producción eólica y al aumento de demanda por el frío excesivo. Sin embargo, el informe publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en relación a la anulación de la subasta señala que, aunque hubo un aumento de la demanda del 1,5% respecto al mismo periodo del año anterior por el frío, estos componentes “no son suficientes como para justificar por sí solos el incremento en el precio del mercado spot (diario)”. Además de la escasez de producción eólica, el regulador señala que muchas centrales estaban paradas de forma planificada. Entre ellas, 2 nucleares y varias centrales de gas e hidráulicas. La propia CNMC en su informe insinúa falta de competencia y se sorprende de estas paradas planificadas ya que “no suelen programarse indisponibilidades en los períodos en que se prevé una demanda elevada”. Preguntado por la subida de precios, el Secretario General de la patronal eléctrica (UNESA), Pascual Sala Atienza, se limitó a responder que las empresas “ejercen el derecho de la libertad de empresa y cada una tiene sus mejores opciones comerciales”. El ministerio de Industria no ha querido dar su versión sobre este aspecto ni sobre ninguno de los temas que aborda ‘Energía Oscura’.

El precio de la electricidad en España se sitúa en el tercer puesto dentro de la Eurozona

Alternativas al sistema actual

Para Fabra Utray, mantener el sistema de precios marginalista no tiene sentido y defiende un mercado basado en la adquisición de bloques de energía por su precio real.

Otra propuesta es la de Jorge Morales de Labra, miembro de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, que aboga por un mercado de servicios energéticos en el que el autoconsumo sea parte fundamental de la producción y se haya planificado un cierre gradual de centrales de carbón y nucleares. En este sistema, se procedería a pedir una serie de servicios para cubrir los momentos en los que las renovables no pudieran acometer toda la demanda.

Para Mario Sánchez-Herrero, profesor de economía de la Universidad Complutense de Madrid, hay que sacar a las tecnologías amortizadas, como la nuclear y la hidráulica del mercado y retribuirlas únicamente para satisfacer su amortización. Lo mismo sucedería con las renovables que cobrarían en función de la inversión realizada. “De esta manera, sólo los picos de demanda serán satisfechos por las tecnologías con combustibles fósiles que competirán de verdad en un mercado marginalista”, señala. Sánchez-Herrero cree que de esta manera se conseguiría una verdadera competencia entre centrales. “Sólo competirían las que tienen costes variables por combustible y dejarían de utilizar métodos tramposos como hacen cuando abren o cierran compuertas en embalses para modificar el mercado”.

Natalia Fabra, profesora de Economía de la Universidad Carlos III y miembro de Economistas Frente a la Crisis, propone mantener un sistema marginalista pero con una fórmula diferente. “Se debe establecer cuál es el precio adecuado para cada tecnología y que, cuando el mercado dé precios más altos, las empresas devuelvan la diferencia”, explica. Para Fabra, esta fórmula permitiría la autofinanciación del sistema eléctrico y una reducción de la parte regulada del recibo de la luz además de unos ingresos con los que solventar el déficit de tarifa.